Las primeras uvas de cepas de nueva plantación

Nuestras plantas son jóvenes, pero ya han dado la primera vendimia de un viñedo que significa mucho para nosotros. La cosecha del 2013 será la primera de la segunda época del majuelo de Promayor. Apenas han sido 60 kilogramos de uva, que hemos destinado, principalmente, a regalar a amigos y familiares para el consumo de mesa. Estamos muy satisfechos del grado de maduración y de los datos de laboratorio que han arrojado los racimos analizados.

La Tempranillo ha sido la más escasa. Ha dado unos 10,5 grados de potencial alcohólico, que siendo insuficientes para su vinificación, nos sorprende con gratitud porque no esperábamos conseguir más de 9 grados en este primer año de estudio.

La Cabernet Sauvignon ha dado los mismos resultados en laboratorio, alcanzando unos meritorios 10,5 grados. Se ha desarrollado mejor que la tempranillo, con racimos más poblados.

primera vendimia viñedo cabernet

Recolección de uva cabernet sauvignon de un viñedo de nueva plantación

En cuanto a la Garnacha, que hasta ahora había sido la gran promesa del viñedo por su espectacular color y no menos impresionantes racimos, ha pagado la falta de masa vegetativa y vigor en las plantas, lo que la ha lastrado para conseguir un mejor punto de maduración. Ha llegado a unos escasos 9,4 grados de potencial alcohólico y algunas plantas no han logrado madurar por completo el racimo. Es posible que haya influido el hecho de que solo recogimos para el análisis las filas más maduras a 12 de octubre y dejamos otras cinco filas con racimos para su vendimia posterior.

A la vista de la recolección obtenida, creemos que la elección de las plantas de vid ha sido la adecuada, aunque nos harán falta muchos años más para tener datos suficientes para juzgar la decisión.  

Más allá de los resultados agronómicos, estamos inmensamente felices por empezar a recoger frutos —literalmente—. La primera vendimia de un viñedo de nueva plantación tiene algo de ceremonia, de gran alegría. No sabemos qué futuro le espera a este proyecto, pero el presente está lleno de ilusión y de mucho trabajo. De momento, estamos muy satisfechos de haber sido capaces de recuperar parte de la tradición vinícola de Olmillos de Sasamón. Aunque el viñedo sea nuevo, como hemos explicado otras veces, el proyecto Bacel se nutre de sueños que vienen de muy antiguo.