¿Cómo llegaron las azotacristos al viñedo?

Te preguntarás qué es una azotacristos o rascaviejas que ni en Google aparece. Pues son los nombres populares con los que en Olmillos de Sasamón (Burgos) conocemos a la planta ‘salsola kali‘. Estos nombres comunes también se usan en otras zonas para llamar a plantas similares como la ‘centaurea calcitrapa‘ o ‘adenocarpus decorticans‘.

La ‘salsola kali’ es un tipo de planta rodadora bastante reconocible porque es muy similar a la típica planta rodadora de un western, ya que su desarrollo natural se da en tierras arenosas como las que rodean nuestro viñedo de Promayor.

En nuestro caso la plaga llegó como consecuencia de las obras para la Autovía del Camino de Santiago (A-231). Las máquinas excavaron una zona vecina para sacar material destinado a la carretera y, con su transporte, provocaron un gran movimiento de plantas y semillas por toda esta zona arenosa.

¿Cómo eliminar las azotacristos?

La primera vez que luchamos contra la plaga de azotacristos, en 2013, las recogimos cuando casi estaban secas y las quemamos. Pero habían completado su ciclo y dejaron su semilla dentro de la tierra. Ese invierno tuve la inmensa suerte de encontrarme con Carmen López, de la Bodega Uva de Vida, que me explicó que estas plantas se desarrollaban muy bien en zonas con alta salinidad. Además, me explicó que eran muy resistentes a los posibles herbicidas, aunque tampoco nos habíamos planteado su uso en ese momento. Nunca le estaremos suficientemente agradecidos por los consejos que nos dio para su eliminación:

Déjala nacer y crecer, pero antes de que desarrolle la semilla debes sacarlas de raíz y meterlas en un remolque y quemarlas fuera de la viña. De esa forma, habrán adquirido de la tierra esas condiciones que las hacen crecer y cortas el ciclo de simiente.

Carmen López, Uva de Vida

Bien, fue una tarea dura a pesar de que no ahondan mucho las raíces pero al año siguiente apenas nacieron un 15% de las plantas del año anterior. Repetimos el proceso y dos años después su presencia se convirtió en testimonial. Además, su crecimiento era mucho menor.

Ocho años sin su presencia

Han pasado ya ocho años y seguimos teniendo la plaga controlada. Nos hemos acorado ahora de ellas porque mientras estábamos podando llegó una rodando y nos recordó el gran reto que supuso en los primeros tiempos del proyecto Bodega Bacel.

Estamos convencidos de que la naturaleza es sabia y es mejor intentar no ir contra de ella, sino conocerla y tratar de aprovechar las oportunidades que nos brinda. Con esta filosofía hemos logrado tener el viñedo limpio de azotacristos como podéis ver en la imagen.